VIÑEDOS

La propiedad cultiva en estos momentos 6,54 Has que se reparten en 11 parcelas en las parroquias de Sisán y Padrenda. Estas dos parroquias del Valle del Salnés son reputadas por sus terrenos pobres y soleados y son considerados la cuna del albariño. La variedad principañ es la Albariño, también cultivamos las variedades tintas autóctonas Caiño Tinto, Loureiro Tinto y Espadeiro.
La media de edad del viñedo es de unos 30 años. Sobre las cepas de pié franco más antiguas realizamos una selección masal con la que realizamos las nuevas plantaciones. Anualmente también realizamos replantaciones en aquellas parcelas en las que es necesario.
En el cuidado del viñedo realizamos una viticultura respetuosa con el medio ambiente. Desde el año 1.994 todas nuestras parcelas están en No-Laboreo con cubierta natural permanente y no se usan herbicidas ni realizamos abonados con nutrientes de síntesis química. En la campaña 2006 hemos obtenido la certificación para nuestra cosecha de Producción Integrada, este sistema de cultivo tiene como objetivo producir una cosecha de calidad, asegurar una rentabilidad económica de la explotación, salvaguardar el patrimonio vitícola y proteger el medio ambiente.
La densidad de plantación es baja, el marco más usual es de 5 m. por 5 m. con unas 800 plantas por hectárea. El rendimiento obtenido en la propiedad está entre 6.000 y 8.000 kg/ha, muy por debajo del rendimiento permitido por el Reglamento de la C.R.D.O. Rías Baixas que es de 12.000 kg/ha.
Los portainjertos más utilizados son el 196-17 de Castel y el 110 de Richter, en menor proporción son usados el 420 A y el 101-14 MG. En la propiedad todavía mantenemos 3 parcelas de pié franco.
El sistema de poda más utilizado es el clásico de emparrado con una carga media de 60-80 yemas por cepa; en la espaldera empleamos un Sylvoz con arqueado de las varas.
La vendimia también se realiza manualmente, en cajas individuales de 16 kg, después de numerosos controles de maduración. Los vendimiadores realizan una selección manual de los mejores racimos y eventualmente eliminan aquellos granos que puedan haber sufrido podredumbres. El objetivo es vinificar solo aquellos racimos que estén maduros y sanos.

Sisán – Ribadumia

Siete parcelas están situadas en esta parroquia:

Padrenda – Meaño

Cuatro parcelas están situadas en esta parroquia: